26 abril 2009

"Sismicidad y Vulcanismo"

Los procesos sísmicos y volcánicos están estrechamente relacionados con el movimiento de las placas tectónicas que constituyen la superficie terrestre. Dichas placas descansan sobre la astenosfera, parte superior del manto cuyas rocas se comportan como un fluido, lo que genera la formación de corrientes convectivas.
El movimiento de las placas tectónicas representa la liberación de energía del interior de la Tierra y los seres humanos lo percibimos en dos formas:
1.- Volcanismo
2.- Sismicidad
"VULCANISMO"
Es indispensable definir algunos conceptos básicos para iniciar un tratamiento de los efectos de erupciones. A continuación se presentan una serie de breves definiciones de los términos vulcanológicos más frecuentemente utilizados. En relación a las estructuras, podemos empezar por la palabra Volcán.
En muchos lenguajes, la palabra volcán significa literalmente "montaña que humea". En castellano "Volcán" proviene del latín Vulcano, referido al Dios del Fuego de la mitología romana, que a su vez deriva del Dios Hefesto de la mitología griega. De una manera algo más formal puede utilizarse la definición de MacDonald (1972) y decirse que un volcán es aquel lugar donde la roca fundida o fragmentada por el calor y gases calientes emergen a través de una abertura desde las partes internas de la tierra a la superficie. La palabra volcán también se aplica a la estructura en forma de loma o montaña que se forma alrededor de la abertura mencionada por la acumulación de los materiales emitidos. Generalmente los volcanes tienen en su cumbre, o en sus costados, grandes cavidades de forma aproximadamente circular denominadas cráteres, generadas por erupciones anteriores, en cuyas bases puede, en ocasiones, apreciarse la abertura de la chimenea volcánica.
"SISMICIDAD"
Los movimientos sísmicos -o sismicidad- y la actividad volcánica -o vulcanismo- tienen manifestaciones en el territorio argentino, especialmente en el Oeste, donde se produce el encuentro de placas tectónicas. En ocasiones, estos procesos de origen endógeno tienen efectos devastadores para la población.
Los sismos son movimientos bruscos de la superficie que se producen en aquellas zonas donde se enfrentan dos placas; es decir, en áreas que son geológicamente inestables. Más precisamente, se producen cuando las presiones y tensiones entre placas superan la elasticidad de las rocas; entonces, se libera una gran energía que se propaga como ondas y que, al llegar a la superficie, provoca movimientos bruscos o sacudidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada